Sobre mí

© 2003-2018 Gustavo Fingier. 

Creada con w
ix.com  
Diseñadora: Sharon Fingier  

  • White Facebook Icon
Suscribite

Escritor, con una misión clara en su vida:
Dejar gotas de enseñanzas que nos ayuden a ser mejores personas, a valorar quienes somos, a disfrutar de  lo que  tenemos.

 

Lee más

 

Lo del otro es mejor



Fue el Sol, el primero en hablar con Dios. Se quejó que la Luna no pasaba

tanto calor, que ella estaba junto a las estrellas mientras él estaba sólo, que

no podía disfrutar de la vida nocturna y los shows de luces, que durante la

noche salían las parejas de enamorados, entre otras cosas.

Que el Sol iluminaba con una increíble potencia y las personas realizaban

casi todas sus actividades en su presencia, que la gente lo busca porque le da

un espectacular tono a su piel, que las flores lo siguen donde vaya con una

mirada especial, fueron algunos de los reclamos que le hizo la Luna.

Entonces Dios los reunió y reconoció que pudo haberse equivocado en la

misión de cada uno, por lo que les ofreció el cambio por una semana.

El siguiente, no fue un buen día para la luna, sentía mucho calor, le hacía

mal tanto ruido, no tenía con quien conversar. Tampoco lo fue para el sol,

estaba molesto porque no se veía nada, se sentía muy aburrido, no aguantaba

el frío.

No tardaron en rogarle a Dios que les devolviera su lugar.

Eso es lo que les sucede continuamente a las personas, piensan que la

situación de los demás es mejor y que no tienen problemas. Sin embargo a

todos nos surgen dificultades, y nuestra vida dependerá de lo que hagamos

nosotros mismos.

El hombre ve multiplicadas las ventajas de los demás y divididas las propias.

872 vistas

Cuentos, Frases y Reflexiones