Sobre mí

© 2003-2018 Gustavo Fingier. 

Creada con w
ix.com  
Diseñadora: Sharon Fingier  

  • White Facebook Icon
Suscribite

Escritor, con una misión clara en su vida:
Dejar gotas de enseñanzas que nos ayuden a ser mejores personas, a valorar quienes somos, a disfrutar de  lo que  tenemos.

 

Lee más

 

El egoísmo puede costar caro

Actualizado: 22 de ago de 2018



Atilio era un buen hombre que vivía en un pueblo lejano. Su situación era humilde, pero le alcanzaba para alimentar a su familia.

Se movilizaba a pie por los pueblos vecinos y el suyo ofreciendo sus servicios. Depende donde iba tenía hasta tres días de viaje en el cual llevaba unas pocas herramientas y ropa en una pequeña bolsa.

En algunos pueblos se había hecho de amigos, de hecho a veces comía y dormía en sus casas.

Un día casi llegando al pueblo de Malaqué, a dos días y medio de su casa entro en un lago a refrescarse. Para su asombro encontró que en él había una gran cantidad de monedas de oro, se veían cientos, quizás más. En un año a veces no llegaba a ganar el valor de una.

Primero pensó en ir hasta Malaqué, a solo media hora de viaje y pedirle a Eugenio, uno de sus mejores amigos, que le preste su carreta para cargarlas y llevarlas a su pueblo, pues sería imposible hacerlo a pie. Pero se dio cuenta que tendría que compartir, al menos algunas, con su amigo.

Para no despertar sospechas decidió tomar dos de ellas y regresar a su pueblo, donde compraría una carreta para luego volver por el resto. Y así lo hizo.

A los tres días estuvo nuevamente en el lago, pero para su desgracia las monedas ya no estaban.


“Si hubiera resignado algunas de ellas”, pensó, pero ya era tarde.

1,220 vistas

Cuentos, Frases y Reflexiones